Mascarilla de café casera para eliminar el acné

Proveniente de un arbusto que crece de manera silvestre en Etiopía, fueron los árabes quienes dieron su verdadera importancia al café. Sus efectos estimulantes hacen que la bebida preparada a base de estos granos sea una auténtica delicia. No obstante, los múltiples beneficios del café no solo se limitan al poder vigorizante de aquella caliente taza mañanera. Actualmente, se están descubriendo otros usos beneficiosos para la piel, especialmente con la mascarilla de café casera para eliminar el acné.

Por otro lado, las mascarillas son un tratamiento de belleza básico. El rostro es el sello de presentación individual y una parte del cuerpo especialmente expuesta a los agentes contaminantes del mundo externo. Por lo tanto, el cuidado de la cara es un elemento fundamental de cualquier rutina estética. Entonces, toda solución que aporte nuevos y más eficaces ingredientes para una mascarilla constituye un avance que se debe tomar en cuenta.

La mascarilla de café tiene un sinnúmero de propiedades, acá resumiremos las más importantes. Algunas de estas propiedades son especialmente positivas para tratar, aliviar y solventar los problemas de acné; esa lastimosa afección que tiene la capacidad de desmejorar notablemente la apariencia de la cara, llegando incluso a generar problemas de autoestima.

Propiedades de la mascarilla de café

Exfoliante natural

La textura de los granos molidos de café es perfecta para que remueva todas las impurezas del rostro y lo limpie de restos de piel muerta. Con este tratamiento también se absorbe o elimina parte del exceso de sebo y se liberan los poros. De esta manera, la piel del rostro tendrá una apariencia más fresca, lozana y sin esa sensación aceitosa tan desagradable: todo esto solo con aplicar una mascarilla de café de manera regular.

Todas las ventajas ya mencionadas son importantes para reducir o eliminar el acné, ya que este se propaga por medio de la acumulación de sebo y la obstrucción de los poros. Esta situación genera el caldo de cultivo perfecto para la proliferación descontrolada de bacterias que luego provocan la aparición de espinillas. Es decir, la mascarilla de café limpia la cara y eso inhibe un crecimiento bacteriano desproporcional.

Mascarilla de café casera para eliminar el acné

Anti-inflamatorio

Desde hace años se estudian las propiedades antiinflamatorias del café en todas sus presentaciones. Al parecer, los granos de café actúan bloqueando la producción de los químicos en el organismo que son responsables de las reacciones de inflamación y enrojecimiento. Además, reducen la cantidad de radicales libres presentes en la piel y, por lo tanto, previenen otros daños.

Por este mismo motivo la mascarilla de café es parte importante de un tratamiento para el acné. Esta enfermedad provoca erupciones purulentas, las cuales continúan inflamadas luego de ser extirpadas. Esto contribuye a dar al rostro un aspecto enfermizo y enrojecido, todo lo cual se soluciona gracias a los efectos anti-inflamatorios del café.

Reparador

Entre los atributos positivos de la mascarilla de café, encontramos que esta ayuda a reparar daños ya ocasionados por las erupciones cutáneas. Esto se debe a que el café es rico en polifenoles, una sustancia que erradica los radicales libres, facilita el proceso de cicatrización y además protegen contra los daños que ocasionan los rayos UV.

Una persona con una larga historia de lucha contra el acné posiblemente presente cicatrices o pequeñas marcas que dejaron las espinillas. Incluso luego de haber superado dicha enfermedad, es probable que aquellos desagradables estigmas continúen. Pero al hacer uso frecuente de la mascarilla de café los signos visibles del acné irán reduciéndose, hasta desaparecer por completo.

Mejora la circulación sanguínea

La mascarilla de café contribuye a mejorar la circulación sanguínea de la cara y, al hacerlo, dan a todo el rostro un aspecto juvenil y fresco. De esta manera también se reducen las ojeras y se disminuyen otras imperfecciones. Como resultado, el rostro recobra su belleza, sin necesidad de utilizar productos químicos complejos o tratamientos de mayor envergadura.

Esto beneficia a quienes sufren de acné, pues este padecimiento suele dejar una piel deslucida y carente de vivacidad. Con un adecuado tratamiento con una mascarilla de café esta situación puede remediarse, entretanto los granos siguen cumpliendo el resto de las funciones anteriormente descritas.

Contraindicaciones de la mascarilla de café 

Como cualquier otro producto exfoliante, no se debe abusar del uso de la mascarilla de café. Cualquier exceso en la frecuencia de su aplicación conllevará a la resequedad y producirá escozor en la piel.

En este sentido, es conveniente conocer qué tipo de piel (grasa, mixta o seca) se posee y ajustar la utilización del producto dependiendo de esas características. Aunque, generalmente, se considera que su uso tres veces a la semana es el máximo saludable para la aplicación de estas mascarillas.

Por otro lado, se debe utilizar únicamente café en grano molido y no sus derivados instantáneos. Esto se debe a que el café procesado industrialmente tiene muchos aditivos químicos añadidos y puede provocar manchas. En cambio, un grano puro y natural garantiza que la mascarilla de café tenga mayores efectos positivos.

Igualmente, en los casos de acné más graves, lo mejor será realizar una consulta médica con un especialista. Hay que recordar que se trata de una enfermedad, y como en cualquier otra patología, es conveniente no auto-medicarse.

¿Cómo hacer una mascarilla de café casera?

A continuación detallaremos dos formas sencillas de preparar la mascarilla de café casera. Es importante que antes de aplicar cualquiera de estos preparados, la cara debe estar bien limpia y seca, para facilitar la absorción de las propiedades del café.

Mascarilla de borra de café y leche

Utilizando los restos del café matutino, los colocamos en un recipiente y luego agregamos un poco de leche. Mezclamos bien y untamos la mezcla en la piel de la cara, ejerciendo poca presión con la punta de los dedos y haciendo movimientos circulares. Dejamos actuar por unos 15 minutos antes de retirar la mezcla, enjuagando la cara.

Máscara de café, yogurt y miel

En un envase unimos dos cucharadas de café, la misma cantidad de yogurt natural y una cucharada de miel, hasta obtener una pasta de consistencia gruesa. Dicha pasta la aplicamos en el rostro con movimientos circulares y dejamos que la mascarilla de café actúe por unos 10 minutos. Luego retiramos el producto con abundante agua.

Continúa leyendo sobre las mejores cremas para piel con rosácea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: