¿Para qué sirve el Aceite Esencial de Lavanda? Conoce sus usos y propiedades

La lavanda es una planta muy vistosa y aromática, de propiedades únicas. La historia de su utilización se remonta a la antigua Roma cuando era usado para impregnar con su olor los baños. De aquella época se deriva su nombre, el cual proviene del latín lavare. Actualmente, las llamativas flores púrpuras y azules de la lavanda han conquistado el mundo y trascienden en gran medida las estrechas fronteras culturales. Partiendo de la destilación de dichas flores frescas se obtiene el aceite esencial de lavanda.

De hecho, para realizar unos 500 gramos de este maravilloso aceite se deben usar 100 Kg de flores de lavanda. Sin embargo, el resultado es un aceite extraordinariamente versátil y que puede complacer a los clientes más exigentes. Tiene, además, un sinfín de aplicaciones distintas.

Usos del aceite esencial de lavanda 

A continuación se mencionan algunos usos y propiedades del aceite esencial de lavanda.

Baños

Desde el tiempo de los Césares se sabía de los beneficios de incluir la lavanda al momento de tomar un baño. El agradable aroma de las flores de esta planta es un primer punto a favor, relaja el cuerpo y estimula los pensamientos hacia lugares agradables y distantes del estrés cotidiano. Pese a todo esto, el aceite esencial de lavanda también aporta otros beneficios menos conocidos al aseo personal.

El aceite esencial de lavanda diluido en una bañera con agua caliente relaja los músculos del cuerpo y contribuye a desinfectar la piel de elementos nocivos. Luego el aceite se filtra por entre los poros y logra depurar de forma cada vez más completa al cuerpo.

Para qué sirve el aceite esencial de lavanda

Para preparar un baño con lavanda solo se deben diluir algunas gotas del aceite esencial en una bañera repleta de agua caliente. Más tarde, incluso, se pueden agregar algunas flores de lavanda secas para armonizar mejor el baño. Ya esto es suficiente para gozar de un auténtico Spa casero.

Aromaterapia

La aromaterapia es un campo especialmente nutrido de la medicina alternativa y también sirve como tratamiento complementario cuando se está sometido a otros procesos curativos. En esencia, la aromaterapia postula que mediante la utilización de aceites esenciales y plantas aromáticas se pueden tratar ciertas afecciones, mejorar el sistema inmune y mantener una adecuada salud emocional.

Para los practicantes de estas técnicas curativas el aceite esencial de lavanda es uno de los más importantes, ya que sirve para contrarrestar el insomnio o los trastornos en el sueño derivados del estrés excesivo acumulado durante el día. También se recomienda emplearlo en el cuidado de la piel, para sanar quemaduras leves o realizar limpiezas preventivas en contra de la acumulación de impurezas en los poros.

Asimismo, se utiliza el aceite esencial de lavanda junto con el aceite de menta y el de Argán para crear un ungüento especial que puede aliviar el dolor de cabeza. Igualmente, una cierta cantidad de estos aceites pueden ser un adecuado tratamiento para rejuvenecer la piel y para reducir el acné.

Dependiendo de su finalidad, el método de aplicar el aceite esencial varía. Para obtener un sueño relajante y placentero se colocan algunas gotas en la almohada; en cambio, para la piel, se aplica directamente sobre la superficie afectada y se deja reposar algunos minutos. En las sienes, junto con el Argán y la menta, se frotan y de forma milagrosa se alejan las migrañas.

Bronquitis

El aceite esencial de lavanda puede ayudar en el tratamiento de infecciones respiratorias, tal como la bronquitis. Esto se debe a que relaja las vías respiratorias y facilita la expectoración, contribuyendo a que el paciente pueda respirar mejor y se alivien sus síntomas. También se utiliza este aceite para calmar la tos en los niños.

Hay dos formas de utilizar el aceite de lavanda en estos casos. La primera consiste en aplicar un par de gotas debajo de los orificios nasales e ir respirando su aroma. La segunda es quizás más incisiva y se trata de inhalar los vapores emanados de la combinación entre agua hirviendo y una buena porción del aceite.

Masajes

Este aceite es una buena crema para realizar un masaje relajante y estimulante. Esto se debe a las propiedades purificantes y a la capacidad que posee la lavanda para subsanar las sobrecargas musculares, las tensiones acumuladas o las pequeñas lesiones acaecidas por la faena diaria.

Ambientador

Si se quiere perfumar una casa, pero al mismo tiempo se tiene consciencia de que la mayor parte de los ambientadores artificiales son nocivos para la ecología del planeta, entonces el aceite esencial de lavanda es la solución milagrosa. Con unas pocas gotas, ubicadas estratégicamente, la totalidad de la estancia quedará bien perfumada.

Pequeños cortes o picadas

Este producto también tiene cualidades analgésicas cuando se contrapone con dolores leves o moderados. Evidentemente, aquellos padecimientos graves requieren de la consulta con un especialista. No obstante, unas gotas de aceite de lavanda aplicadas prontamente sobre una cortada pequeña o una picada pueden disminuir el dolor.

Bebés

Las propiedades calmantes y relajantes del aceite esencial de lavanda sirven para aliviar o eliminar la conducta nerviosa en los bebés. Su agradable aroma es quizás el responsable de la milagrosa sedación realizada en aquellos que precisamente destacan por tener una elevada y constante energía.  

Para calmar al bebé se colocan un par de gotas en la cuna donde duerme y desde allí el pequeño podrá descansar mejor.

Contraindicaciones

Algunas pieles son demasiado sensibles y colocar aceite de lavanda sobre ellas puede ocasionar irritación o escozor. Por otro lado, como este producto es sedante no debe ser usado por personas que presentan una baja presión arterial.

En muy raras ocasiones la lavanda suscita algún tipo de reacción adversa, la cual puede consistir en vómito o sensación de mareo. Sin embargo, este escenario es improbable estadísticamente y no ocurrirá en la mayoría de los consumidores de aceite de lavanda.

Propiedades

  • Antiséptico
  • Antiespasmódico
  • Regenerador
  • Sedante
  • Expectorante

Para finalizar, se recomienda evitar los aceites de lavanda que no sean de alguna marca comercial reconocida. Aquellos ejemplares que se comercializan en pequeños locales o de manera artesanal carecen de mecanismos de control de calidad y pueden resultar contraproducentes.

Continúa leyendo sobre las causas de las uñas moradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: