¿Qué es el champú sin sal? Todo lo que tienes que saber

Actualmente, cada vez hay más personas que se arriesgan a usar un champú sin sal en lugar de uno común. Esto se debe a que los que normalmente venden en los supermercados y farmacias, incluyen sulfatos y cloruros que limpian el cabello de una forma agresiva, eliminando por completo su hidratación natural.

Por su parte, los que no contienen sal entres sus componentes resultan menos agresivos y otorgan un brillo, volumen y suavidad superior. Si has escuchado al respecto, pero nunca te has arriesgado, debido a que crees que no posees el conocimiento necesario, has llegado al lugar indicado. Aquí nos encargaremos de proporcionarte toda la información que precises para que por fin optes por la elección más saludable de todas.

¿Qué es el champú sin sal?

Un champú sin sal es todo aquel champú que carece de sulfatos y cloruros de sodio, y que logra limpiar el cuero cabelludo de una persona sin alterar su pH en lo más mínimo. Esto quiere decir que su uso representa la manera menos abrasiva de preservar la estructura natural del cabello, en vista de que no posee la capacidad de retirar en su totalidad los aceites naturales y keratina que contribuyen a conservarlo hidratado y sano.

Por lo general, esta clase de producto se le recomienda a quienes tengan un cabello de gran sequedad y debilidad. Sin embargo, no existen restricciones específicas, a excepción de aquellos que sufran de pelo graso, ya que empeoraría considerablemente su situación.

¿Para qué sirve?

Los champús sin sal fueron creados con la finalidad de respetar la composición natural de nuestro cabello, intentando no producir la deshidratación propia que ocasiona uno regular. Muchos expertos lo consideran como la solución idónea para las personas de pelo seco, débil o que hayan pasado por un sinfín de tratamientos químicos sumamente hostiles, tales como; alisados, keratina, teñidos, entre otros.

¿Qué es el champú sin sal? Todo lo que tienes que saber

Como ya lo mencionamos en el apartado anterior, no es recomendado para aquellos que tengan el cuero cabelludo muy graso, pues lo que más lo caracteriza es su alta propiedad de hidratación. Para esos casos lo que se aconseja es la compra de un producto puntual que equilibre de manera adecuada la sobreproducción de grasa capilar. En el mercado se pueden encontrar una amplia gama de alternativas de la cual elegir.

¿Cuál es la función de la sal en un champú?

Pasamos a la siguiente pregunta entonces, ¿cuál es la función de la sal en un champú? En términos generales, la sal, también conocida como cloruro de sodio, se emplea en el champús básicamente para aumentar su consistencia, pero además de eso, no es que aporte algún beneficio notorio a tu cabello.

Más bien hace todo lo contrario, lo que aporta es un exceso caótico de frizz o cambios en los resultados obtenidos luego de una coloración o un alisado permanente. La reacción que provoca es tan abrasiva que remueve en ocasiones todas las proteínas que contiene la keratina, la responsable de mantenerlo hidratado y fortalecido.

Tipos

Aunque muchos no tengan conocimiento de ello, hoy en día existen en el mercado tres clases diferentes de champú sin sal. Para un mayor entendimiento del tema, procederemos a explicar cada uno de ellos:

Puro sin sulfatos: dentro de sus ingredientes no se incluyen sulfatos, sales, ni mucho menos ningún tipo de olor. Este tiene como objetivo principal, aportar al cuero cabelludo del consumidor un tratamiento que sea completamente hidratante y revitalizante, que logre dejarlo sedoso y con brillo.

Con keratina: no es tan común como el que lo antecede, por ello se considera especial. Entre sus componentes integra el alisante característico de la keratina, otorgándole una resistencia superior. Es perfecto para cabellos maltratados y con frizz.

Con aceite de argán: como bien es conocido, el aceite de argán está repleto de vitamina E y ácidos grasos que serán de mucha ayuda a la hidratación del cabello, pero sin dejarle un aspecto descuidado y grasoso. Por tal motivo, es usual que una buena parte de los usuarios opten por esta alternativa.

¿Cómo utilizarlo?

Se debe mojar el cabello con abundante agua tibia. Luego se tiene que aplicar el champú en cantidades iguales por toda la cabeza, hasta llegar a cubrir cada área del pelo. Lo siguiente que hay que hacer es masajear suavemente y por al menos 1 minuto el cuero cabelludo, desde la raíz hasta las puntas. Posterior a ello, es sumamente necesario que se deje reposar el producto sobre la cabeza unos cinco minutos como mínimo.

Después de haber esperado este tiempo, retíralo de la manera más cuidadosa posible y con mucha agua. En el caso de que fuese necesario, no dudes en repetir el proceso. Por último, deja secar tu cabello con el aire.

Ventajas

Los champús sin sal les ofrecen a los compradores un sinfín de beneficios, sólo que para no extendernos demasiado hemos seleccionado unos pocos. Entre los más importantes destacan:

  • Propicia una mayor prolongación en el resultado de tratamientos químicos como alisado brasileño, coloración o keratina, puesto que estos precisan de una disciplina superior en comparación con un cabello promedio.
  • Antes de realizar tratamientos agresivos se puede preparar el cabello con él, ya que le proporciona mucha resistencia.
  • Contribuye significativamente en la reducción del frizz haciendo que el pelo sea más fuerte, manejable y, sobre todo, saludable.
  • Permite que el cabello sea lavado sin dejar depositado ningún tipo de residuos del producto ni en el bulbo, ni en la hebra.
  • Es capaz de retirar en su totalidad la grasa que posee el cuero cabelludo de manera equilibrada y certera, dejándolo gratamente protegido para cualquier circunstancia.
  • Posibilita que los aceites naturales con los que cuenta el cabello trabajen a su máxima capacidad, aspecto de gran beneficio para personas con cabellos secos.
  • Disminuye la irritación del cuero cabelludo, lo que lo convierte en la opción idónea para quienes sufren constantemente de alergias.
  • Por último, cabe resaltar que su uso puede ser diario sin generar inconveniente alguno. No abrirá la cutícula, ni provocará porosidad.

Desventajas

Por su parte, esta clase de champú no presenta un número elevado de desventajas, de hecho, son muy pocas. Estas son las siguientes:

  • La más notoria de todas es lo contraproducente que puede llegar a ser en personas con pelo graso, dado que el sulfato tiene como principal objetivo eliminar la suciedad mediante la espuma que produce.
  • En ocasiones, a determinadas personas les puede provocar caspa, comezón o sobreacumulación de suciedad en el cuero cabelludo.
  • Si se compara con champús normales, no son precisamente económicos y son un poco difíciles de conseguir en el supermercado, al menos de buena marca.

Continúa leyendo sobre el mejor champú para pelo graso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: